Esto no hay quien lo pare

.

Y no estoy haciendo mención al coronavirus. Me estoy refiriendo a los quintos, a la tradición, a los ramos.

En este año de pandemia, donde se han tenido que suspender miles de eventos; a nadie nos hubiese extrañado que no se pusieran los ramos.

Pero han llegado estos jóvenes y han dicho que por sus «laureles»; este 2021, también se cumpliría con la tradicción.

Foto: Edurne Rabanedo
Foto: Edurne Rabanedo

Con seguridad, con precaución, respetando las normas. La tarde del día cinco, se convertirán en Reyes Magos para entregar los regalos a los niños de nuestra localidad.

Finalizado este acto, cambian el traje de Reyes por el «tabardo» las bufandas y prendas de abrigo. La tarde-noche va a ser dura.

Mascarilla, cinco segundos para hacerse la foto y comienza lo verdaderamente duro.

Foto: Edurne Rabanedo.
De izquierda a derecha. De pie: Edurne, Ahitana, Elisa, Luis, Marcos y Mario.
Sentados: Diego, Miguel Ángel, Jorge y Aaron.

Hay que cumplir con la tradición y a la vez respetar todas las normas de seguridad. Mascarillas, gel y grupos reducidos repartidos por las calles del pueblo; al aire libre y temperaturas bajo cero, para que todos tengamos nuestro ramo de laurel.

Por seguridad; el día de Reyes no se saldrá por las casas a pedir el merecido aguinaldo. Este año, los quintos no podrán juntarse para cenar. Tampoco podrán organizar, ni celebrar la «Fiesta de los Quintos».

Aún así; si te cruzas con algún quinto, puede darle la enhorabuena por conseguir que no se rompa esta tradición centenaria; o felicitarlo por el trabajo bien hecho. ¡ESTE ES SU AGUINALDO!.

¡¡ VIVAN LOS QUINTOS DEL 2021!!